0
shares
+

El Training Camp C&R se creó con la intención de concentrar a varios aficionados al ciclismo y poder vivir tres días de puro ciclismo donde se aunaran un paraje de ensueño, una estancia de lujo, unos recorridos increíbles y un aprendizaje práctico y útil. Hoy te explicamos todo lo que fue este primer campus.

Eduardo Talavera. Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte – Ciclismo y Rendimiento

Tras muchos meses de trabajo, incertidumbre y barreras burocráticas, el Training Camp (TC) Formigal salió adelante con un total de 15 ciclistas más el equipo completo de C&R. Para este campus se escogió el Hotel de Aragón Hills, gestionado por Gestión de Activos Turístico (GAT) los cuales fueron los verdaderos impulsores y gestores de este campus.

Pasar del plan A al plan B

A poco menos de una semana de que diera comienzo el campus, el equipo de C&R decidimos cambiar el recorrido de las dos primeras etapas del TC, realizando recorridos íntegros por el territorio español, al contrario del plan A, cuyas dos primeras etapas transcurrían por Francia. Este cambio se llevó a cabo para evitar problemas logísticos que pudieran darse en el lado francés y que dificultarían el transcurso de las rutas y empañasen la experiencia de los ciclistas, además de la meteorología más adversa que planteaba el país vecino.

El recorrido de la Quebrantahuesos, pensado como etapa reina para el primer día, se sustituyó por una etapa que poco tenía que envidiar a la del plan A y transcurría por el Cañón del Añisclo como principal atractivo de la jornada. Te dejamos la ruta aquí por si te animas a hacerla.

La segunda etapa del plan A buscaba ascender los puertos de Aubisque, Soulor y Portalet. Esta etapa montañosa se cambió por un recorrido que transcurrió por la zona baja de Sabiñánigo recorriendo carreteras estrechas propias de las clásicas de primavera.

De estos cambios podemos aprender que es tan importante llevar un plan A bien elaborado como un plan B perfectamente diseñado y estructurado.

El desarrollo del TC

Los tres días tenían como punto de salida y llegada el “bike center” pensado para ciclistas del que disponía el hotel Aragón Hills. Aunque las mañanas amanecían frías, a lo largo de cada etapa los ciclistas iban dejando la ropa de abrigo en la furgoneta de asistencia que nos acompañaba en cada una de las rutas.

En las etapas nos dividíamos en dos grupos, un grupo A pensado para ciclistas próximos a los 4w/Kg y en adelante y un grupo B que rondase los 3,5w/Kg o menos. La idea de todas las rutas era tratar de separar los grupos lo más tarde posible de manera que el grupo B se beneficiara del trabajo del grupo A el mayor tiempo posible. Para muchos del grupo B suponía un verdadero reto la sucesión de tres días con estos kilometrajes y desniveles. Para los que les imponga este tipo de TC, no tienen de qué preocuparse, está todo pensado. Uno de los principales servicios del TC era una furgoneta con la capacidad de subir a 5 ciclistas y sus bicis más el conductor, lo que daba tranquilidad a todos los ciclistas, ya que si se cansaban podían subirse a la furgoneta y dar por concluida su ruta, o poder saltarse algún tramo de mayor dificultad.

Otro de los atractivos del TC era el poder disponer de un desayuno buffet, un picnic intermedio en cada etapa, una comida al llegar al hotel y otra cena buffet. Las facilidades que nos puso el Aragón Hills hicieron que la carga de hidratos pre-ruta o la recuperación post-etapa no supusieran un problema y cada ciclista pudiera cubrir al 100% sus requerimientos nutricionales.

Las charlas post-etapa

Después de cada etapa, tras comer bien y descansar un poco, tocaba aprender más sobre el ciclismo, no todo es dar pedales. La primera charla, impartida por Yago Alcalde, buscó enseñar a los ciclistas cómo se analiza un entrenamiento cogiendo como ejemplo la etapa de ese mismo día. El carácter práctico de la charla permitió a los ciclistas ser más conscientes del esfuerzo que habían realizado y saber qué métricas pueden analizar después de cada uno de sus entrenamientos.

La segunda charla, impartida por Jorge Blasco, trataba de la relación que hay entre el entrenamiento de fuerza y el de resistencia. Jorge explicó cómo la mejora de una beneficiaba a la otra y la importancia que está cobrando el entrenamiento de fuerza en el deporte de resistencia.

La experiencia

Este Training Camp estaba pensado para que cada ciclista viviera una experiencia 360 en lo que a ciclismo se refiere. Vivir tres días como un profesional en los que no se tuviera que preocupar de nada, tan solo de dar pedales.

Opiniones

“Sois todos un gran equipo que nos habéis hecho disfrutar de un deporte que todos queremos. Hemos vuelto a casa a tope de motivación y con deberes pendientes antes de nuestro próximo encuentro.”

“Gracias a todos. Experiencia maravillosa y renovadora ¡¡Mañana a por el lunes!!”

“Queremos agradeceros la magnífica organización de este evento y los muchos detalles que habéis tenido en estos 3 días. Estuvimos muy a gusto y era una experiencia nueva para nuestro nivel. Espero que podamos repetirlo Un abrazo, y si seguís así con tanta dedicación vais a motivar muchos ciclistas en disfrutar a tope este deporte y mejorar su rendimiento. Muchas gracias de nuevo”

“Creo que lo mejor del campus ha sido la combinación de una organización impecable junto con la generosidad y calidad de las personas que han participado. Lo peor… que han sido solo 3 días”

“Nos habéis hecho pasar unos días inolvidables y eso que al llegar estábamos algo acojonados al ver vuestro nivelazo. De verdad que nos habéis cuidado de cine y el nivel técnico sólo se supera por el nivel humano del que hemos podido disfrutar. ¡Seguid así! Abrazo fuerte”

¿Quieres venir con nosotros al Training Camp Denia?

Comparte este artículo en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Últimos post

+

Leave a Reply