0
shares
+

Yago Alcalde. Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Máster en Alto Rendimiento Deportivo. Entrenador Nacional de Ciclismo – Ciclismo y Rendimiento

En la biomecánica aplicada al ciclismo se utilizan varias metodologías para determinar la posición óptima del ciclista en la bicicleta. Veamos en qué consiste cada una de ellas:

  • Método Bikefitting. Este método se basa en la medición de los diferentes segmentos corporales (altura, longitud de la entrepierna, longitud del tronco, longitud de los brazos). Con los datos obtenidos, una aplicación matemática determina las medidas que debería tener la bicicleta del ciclista. Este sistema no es ni preciso ni específico a las características del ciclista. No es preciso porque cualquier medición estática que se haga no tiene por qué estar relacionada con la realidad. Por ejemplo: la altura del sillín. Si solo se aplica una fórmula matemática, es muy probable que la rodilla no esté trabajando dentro del rango más recomendable para prevenir lesiones y mejorar el rendimiento, ya que el tipo de sillín o el grado de angulación de los tobillos pueden modificar en gran medida como se flexiona la rodilla. No es específico porque ignora las características propias del ciclista que determinan la posición óptima sobre la bici. Esta metodología colocaría en la misma posición a una persona que solo sale los fines de semana o a un ciclista que entrena 20 horas a la semana. También irían iguales una persona con una gran flexibilidad que otra que nunca ha sido flexible ni lo ha entrenado. Como es lógico, la flexión de la cadera de una  y otra no tendrán nada que ver. Otras características este sistema ignora son: lesiones o molestias actuales, objetivos de rendimiento, pedales y zapatillas empleados…
  • Método estático: Un nivel más avanzado es la medición estática de los ángulos de las diferentes articulaciones cuando el ciclista está sobre la bicicleta en posición estática. Este método puede ser bastante preciso si se utiliza diligentemente y con experiencia, pero siempre hay un desviación generada por la dinámica de la pedalada que puede estar influyendo.
  • Método dinámico: consiste en el análisis en 2 o 3 dimensiones (video o Retül) de las diferentes articulaciones mientras el ciclista está pedaleando. Como es lógico, este sistema es el más preciso a la hora de analizar y evaluar las características del pedaleo.

Independientemente de la metodología utilizada, es muy importante que el técnico haga un estudio pormenorizado del ciclista para poder ajustar la bicicleta a sus características: flexibilidad, simetría corporal, alineación de la espalda, tamaño, forma y características del pie, lesiones, molestias, objetivos, volumen de entrenamiento…

Si este artículo te ha parecido interesante, podemos ayudarte a optimizar tu posición.

Consulta nuestras tarifas para estudios biomecánicos.

+
Comparte este artículo en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Leave a Reply