0
shares
+

A base de dar la plasta con el tema parece que por fin la mayoría de los ciclistas se van concienciando de la importancia que tiene ir bebiendo algo más que agua durante los entrenamientos o las competiciones.

Yago Alcalde. Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Máster en Alto Rendimiento Deportivo. Entrenador Nacional de Ciclismo – Ciclismo y Rendimiento

El agua sola está muy bien para hidratarse, pero si le añadimos algún tipo de azúcar (glucosa, maltodextrina, sacarosa, fructosa…), además de hidratarnos, estaremos retrasando la fatiga que se produce cuando se nos van terminando los depósitos de glucógeno (la gasolina muscular). Lo más interesante del tema, es que el efecto de estos azúcares no solo tiene una repercusión directamente energética, sino que también cumplen una función estimulante…Veamos esta interesante secuencia de investigaciones llevadas a cabo por el grupo de investigación del Dr. Jeukendrup de la Universidad de Mastrich:

•    Estudio 1:

20 ciclistas entrenados (una buena muestra) hacen 2 cronos de 40km en carretera. Una con agua con hidratos de carbono (15 gramos). Y otra con agua con placebo, es decir, edulcorante, de forma que no sabían cuando iban con azúcar y cuando iban con solo agua. Bueno, pues en valores medios, cuando iban con azúcar, tardaron un minuto menos en completar los 40km. Este resultado fue bastante sorprendente, ya que según muchos estudios anteriores, en un ejercicio de una hora de duración no se llegan a agotar los depósitos de glucógeno, y por lo tanto, ingerir hidratos de carbono durante la misma no tendría porque influir en hacer la crono en menos tiempo.

•    Estudio 2:

Como se quedaron moscas por estos resultados, trataron de buscarle explicación haciendo uno muy similar. Pero esta vez, en vez de beber los hidratos de carbono, probaron a meterles la glucosa directamente en vena. Es decir, que les cogieron una vía, y les iban metiendo la glucosa directamente a la sangre. Como es lógico, esta vez el test no fue en carretera, fue en un cicloergómetro. ¿Qué paso? Pues que esta vez no mejoraron nada el rendimiento, ¡aunque les metían la glucosa directamente a la sangre! Chocante, ¿no?

•    Estudio 3:

Como el nivel de mosqueo era aun mayor, se les ocurrió pensar que igual el cerebro tenía algo que ver, puesto que habían visto que no era un tema solo metabólico-energético. Entonces, repitieron el protocolo del primer estudio, pero con una salvedad, ¡no podían tragarse el líquido! Solo podían enjuagarse la boca durante 5 segundos y escupirlo. Ni el placebo ni el verdadero con hidratos de carbono. ¿Qué pasó? Pues que cuando se enjuagaron la boca con agua con hidratos de carbono ¡volvieron a mejorar un minuto en la contrarreloj!  Por lo tanto, parecía claro que el hecho de saborear algo dulce producía algún tipo de estímulo positivo para el rendimiento. Esto lo confirmaron haciendo resonancias magnéticas de la actividad cerebral en las que constataron que cuando se enjuagaban la boca con agua y azúcar había una mayor actividad cerebral.

Conclusión: tanto en pruebas cortas como en largas, siempre es más recomendable beber algo más aparte del agua. Si no tenemos a mano alguna bebida deportiva, incluso agua con azúcar es mejor que agua sola…Y si notamos que estamos llenos o que simplemente “no nos entra”, enjuagarse la boca y escupir tendrá su justificación.

Si este artículo te ha parecido interesante, podemos ayudarte a optimizar tus entrenamientos.

Consulta nuestros planes de entrenamiento.

+
Comparte este artículo en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Leave a Reply