0
shares
+

Comer o no comer, he ahí la cuestión…

Yago Alcalde. Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte. Máster en Alto Rendimiento Deportivo. Entrenador Nacional de Ciclismo – Ciclismo y Rendimiento

Llevar pulsómetro en las carreras y luego analizar la frecuencia cardiaca puede ser de gran utilidad a la hora de evaluar el rendimiento alcanzado. En este caso, podemos deducir que el ciclista en cuestión se olvidó de ir ingiriendo hidratos de carbono (comidos o bebidos) de forma frecuente, sobre todo en la última parte de la misma.

Veamos el caso. Este biker de nivel medio-alto que participa en maratones de montaña con frecuencia. Participa en dos carreras, con 15 días de separación entre una y otra. Las dos fueron de 79km y con un desnivel muy parecido, unos 1600 metros acumulados.

En ambas carreras, en la primera hora tiene la misma frecuencia cardiaca media: 180pp. En los gráficos, la raya está puesta en las 175pp como referencia.

En la primera carrera, la última hora la hizo a 176 pulsaciones.

Comer o no comer

Carrera 1: una correcta alimentación: pulso alto hasta el final.

En la segunda carrera, tan solo alcanzó 167 pulsaciones de media. Como se puede ver en el gráfico, la frecuencia cardiaca en la segunda carrera tiene una tendencia a la baja muy clara.

Como ya me imaginaba, el ciclista me explicó que en la segunda carrera calculó mal los kilómetros que le quedaban, y que no tomo ningún gel ni barrita a partir de las 2 horas y media. En la primera carrera, sí que cumplió con el plan de comer algo cada 45 minutos, y se ve claramente como un tuvo ningún bajón al final de la prueba, ya que mantuvo una elevada frecuencia cardiaca, señal de que aun tenía una cantidad suficiente de glucosa en el músculo para seguir pedaleando con fuerza.

Comer o no comer

Carrera 2: faltó gasolina al final, el pulso va bajando…

Un claro ejemplo de la importancia de ir comiendo cada 45’-1h. Y en el bidón, llevar siempre alguna bebida con algún tipo de azúcar. Incluso agua con coca-cola es mejor que agua sola. Aunque siempre se dice: “Un bidón con sales”, lo que se debería decir es: “Un bidón con sales y azúcares”.

Como era de esperar, en la segunda carrera perdió 2 o 3 puestos en la última media hora…

Si este articulo te ha parecido interesante, podemos ayudarte a optimizar tus entrenamientos.

Consulta nuestros planes de entrenamiento.

+
Comparte este artículo en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Leave a Reply