0
shares
+

Si hay algo que casi nunca le sobra a un ciclista no profesional es tiempo. El ciclismo es un deporte de fondo y requiere de sesiones de entrenamiento largas. Pero la vida real, tanto laboral como familiar, no suele ayudar mucho. Cuando tenemos una gran limitación de tiempo para dar pedales debemos de ser extremadamente eficientes en nuestro entrenamiento. Veamos cómo podemos conseguir que cada minuto y cada kilómetro de entrenamiento cuente.

Jorge Blasco. Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte – Ciclismo y Rendimiento

No nos engañemos. Es muy difícil, por no decir imposible, que con 8h semanales de entrenamiento podamos llegar al mismo nivel de rendimiento que si entrenamos 16h. Eso debe quedar claro. Pero lo que también es igual de claro es que con 8h semanales también se puede mejorar de forma significativa nuestra condición física. Lo que debemos de tener muy presente es que cuanto menos tiempo tengamos para entrenar más importante es hacerlo lo más correctamente posible. Con más de 15h semanales es bastante difícil no andar bien. Realmente lo más importante en este caso suele ser no pasarse de vueltas. Obviamente un entrenamiento bien planificado hará que rindamos aún mejor y evitemos estancamientos o sobrecargas excesivas, pero solo el hecho de hacer kilómetros y kilómetros ya me va a dar un nivel bueno en relación a mi potencial. Sin embargo, con 8h semanales para entrenar, la diferencia entre entrenar bien o mal es abismal. Si no lo hago bien enseguida me estancaré en un nivel no muy alto.

La carga de entrenamiento está compuesta por tres componentes: volumen (tiempo), intensidad (vatios/pulso/velocidad) y densidad (relación entre entrenamiento y descanso). En el caso que nos ocupa el volumen y la densidad estarían muy limitados (poco volumen y baja densidad) por lo que a la hora de buscar una progresión en el entrenamiento apenas podríamos jugar con ellos. Esto hace que la clave fundamental del entrenamiento, cuando tengo poco tiempo, sea la intensidad. El manejo de la intensidad será la parte más importante de nuestro plan.

Obviamente si la intensidad es la parte más importante poder medirla y controlarla correctamente es imprescindible. Aquí debemos volver a recordar que la única forma realmente fiable y eficaz para hacerlo es con un potenciómetro. En el Congreso Mundial de Ciencias del Ciclismo (Leeds, 3-4 Julio 2014) nos comentaba Ulrich Schoberer, inventor del primer potenciómetro para bicicletas, fundador y propietario de la compañía alemana SRM, que la motivación que le llevó a desarrollar ese aparato fue su falta de tiempo para entrenar. Necesitaba aprovechar cada minuto sobre la bici para poder seguir compitiendo a su nivel. Ya en 1986 sabía que la mejor forma era poder cuantificar la intensidad real de entrenamiento. Hoy en día la oferta ha crecido bastante y los precios han bajado. Sigue siendo un artículo caro pero si realmente queremos entrenar en serio y aprovechar nuestro tiempo es totalmente recomendable.

Si no disponemos de un potenciómetro para la bici otra opción es un rodillo con potenciómetro o con un estimador de potencia fiable. En caso de no tener un dato fiable de potencia podemos usar el de velocidad, pero en este caso siempre usando el mismo nivel de resistencia del rodillo si queremos comparar unas series con otras. Si el tiempo es un problema un rodillo en casa es lo más eficiente. Es duro y muy sufrido, aunque depende mucho de cada uno, pero una vez cogida la rutina no supone tanto problema. Una hora de rodillo puede equivaler a 1h30’-2h de entrenamiento en la bici. Si lo tenemos fijo en algún sitio de la casa nos ahorramos el tiempo de prepararnos para coger la bici. Lo que no es poco, más aún en invierno cuando hay que ponerse 20 capas de ropa.

Ya sea en rodillo o en la bici de verdad el uso de un pulsometro es otra forma de medir la intensidad. Lo ideal sería usarlo como complemento a los vatios, pero en caso de no tener un potenciómetro lo usaríamos como referencia principal de intensidad. Ya sabemos que el gran problema vendrá en las series de más intensidad, donde la frecuencia cardiaca no es fiable como indicador. En esas usaremos la percepción de esfuerzo como referente.

¿Qué hacemos entonces?

Aunque tengamos poco tiempo es conveniente periodizar la temporada. Podemos elegir el tipo de periodización (tradicional, inversa, ATR…) que mejor se nos adapte, conozcamos o nos funcione de años anteriores. O probar algo nuevo, pero siempre será mejor tener una organización del año en base a las competiciones o momentos de la temporada donde queramos rendir mejor. Una vez con el calendario relleno de marchas, carreras y periodos de entrenamiento debemos llenar de contenido ese entrenamiento. Para eso planificamos las sesiones que vamos a hacer. Lo que no cambia tengamos mucho o poco tiempo, tengamos potenciómetro o pulsometro, es que para mejorar  hay que dar pedales y sufrir, no siempre pero si a menudo. Lo que si ocurre con poco tiempo para entrenar es que cada sesión es un preciado tesoro que debemos cuidar. Por eso debemos tener muy claro que hacer en cada una de ellas. En cada sesión tenemos que conseguir el máximo beneficio en el menor tiempo. Es lo que vamos a llamar Sesiones Exprés.

Sesiones Exprés

Son sesiones de entre 1h y 1h30’. Cada sesión está pensada para estimular al máximo las adaptaciones fisiológicas asociadas a la intensidad de trabajo que usemos. A lo largo de la temporada iremos cambiando las sesiones. Podemos mezclar en una semana distintas sesiones pero nunca más de dos tipos. No debemos dispersarnos trabajando una sesión diferente cada día porque al final no conseguiríamos ningún estímulo sólido de entrenamiento. De hecho es preferible concentrarse en un tipo de sesión cada semana o cada mesociclo (3-4 semanas). El tipo de Sesión Exprés que consideremos prioritaria la haríamos entre 2 y 4 veces durante la semana para un total de 3-4 sesiones exprés a la semana. Si podemos hacer más de 4 sesiones las extras las haremos con rodajes suave.

A continuación os vamos a dar varias Sesiones Exprés para ir usando durante la temporada. Si el fin de semana podemos hacer una sesión más larga la usaremos para hacer fondo en Z2 en el periodo de base y ritmo de competición en el periodo de desarrollo y competitivo. Esta sesión contaría aparte de las 3 o 4 sesiones exprés.

SESIONES Z3 DE BASE AERÓBICA (1h30’)

SESIÓN DE ESPRINTS CORTOS (1h)

SESIÓN ANAERÓBICA CON SERIES DE 30” (1h)

SESIÓN BILLAT DE POTENCIA AERÓBICA (1h)

SESIÓN SWEET SPOT CON SERIES DE 20’ (1h30’)

SESIÓN DE UMBRAL CON SERIES DE 10’ (1h30’)

SESIÓN CRI o TEST (1h)

¿Y si nunca sé cuánto tiempo voy a tener?

Este es el peor caso, tener poco tiempo y encima no poderse programar porque cada semana es una sorpresa. Bueno, incluso en este caso podemos hacer las cosas mejor si las pensamos un poco y tratamos de organizarnos. Usaremos estas mismas sesiones exprés. Partiendo de que nunca será la mejor forma de entrenar si podemos conseguir que cada sesión cuente y además, darle variedad a la temporada.

Cada mes o cada 6 semanas escogeremos dos sesiones exprés intentando seguir las pautas que hemos dado sobre cuándo y cuánto. Alterna las sesiones. Si de repente puedes entrenar más de 4 días seguidos al quinto haz sesión de recuperación o si prevés que después de esa sesión tendrás varios días seguidos sin poder entrenar haz sesión de Z3.

Si pasas más de 8 días sin poder entrenar vuelve a la actividad con 1 semana de sesiones Z3 y de esprints cortos. Si tienes marchas a la vista prioriza la sesión de Z4 y la Z3, si tienes carreras Master prioriza Z5 y esprints cortos. En Periodo Competitivo no esté más de 2 semanas sin hacer sesión de CRI.

Dentro del caos y de la falta de tiempo conseguiremos la mejor forma física posible y un entrenamiento variado y entretenido.

 

Si este artículo te ha parecido interesante, podemos ayudarte a optimizar tus entrenamientos.

Comparte este artículo en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print
+
Comparte este artículo en...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Leave a Reply